LA EXPANSIÓN Y LA ALEGRÍA

 

 

 

de una vida de unos cien años

¿en qué punto exactamente estás?

 

el placer y la alegría duran poco

¡y es tanta la tristeza!

 

mejor, cada día, con una copa de vino

penetra en los campos rodeados de niebla

 

o allí donde las flores cubren los tejados de paja

atraviesa la lluvia llegando desde lejos

 

y cuando tires la copa ya vacía

apóyate en tu bastón y márchate cantando

 

¿quién no siente la vejez?

¡solo el Monte Sur, esa imponente y altísima montaña!

 

 

*    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *

 

 

Ya sabemos que nunca te detienes. Esa es tu tragedia, la tragedia de esta sociedad y de este mundo. Pero alguien o algo te parará en seco un día. A la vuelta de una esquina, un muro aparecerá de repente ante ti mismo, sin preguntarte nada, sin tiempo a prepararte. Y cerrarás los ojos. Y todo lo olvidarás. Hasta tu nombre.

 

Sólo tendrá sentido entonces, retrospectivamente, la profundidad que haya alcanzado tu corazón. Todo lo demás será ceguera para el alma, amnesia en los sentidos. Ni siquiera transparencia, no dulzura, no sabor. Por eso debes detenerte ante ti mismo y que el mundo venga solo, sin buscarlo, y que el tiempo te cerque y te rodee como un animal al que acorrala, para que tú muerdas fieramente un fragmento de la vida. Tendrás que desarmarte de tristeza, desnudarte de la angustia que te tensa y te endurece, ablandarte un poco, deshacerte. Que tu corazón sea maleable y el sentimiento dúctil. Cuando te marches, brindarás entonces por la niebla antes de sumergirte definitivamente en sus brumas.

Las veinticuatro categorías de la poesía.
Si Kongtu
Editorial Trotta, 2012.

 

Tags: , ,

No comments yet.

Leave a Reply