POEMAS AL VIENTO (y II)

 

los-ausentes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los ausentes

 

¿Qué tenían en común?

 

Uno abogado, catalán con pedigrí

Husmeador de encantes y raídas librerías

Burgués típico: gran amante

De los vientos de la infancia y la natura

 

El otro, antiguo comunista, sufriendo en las carnes

La humillación y exaltación de los vencidos

De la inconformista estirpe de conversos

Llenos de rabia y sed de justicia

 

La amistad fluyó con denso caudal

De días al sol en los cauces de los ríos

De tardes familiares entre la socarronería

Y la fiesta de pasiones compartidas

 

Murieron: ahora yo medito

Acerca de la sutil fraternidad

Que en su madurez se convirtió en mutua dádiva

 

¿Qué queda de ellos? ¿Cuál es el beneficio

que donaron a hijos y mujeres?

 

La cruel brecha donde entró el nuncio de la muerte

Dejando casas y corazones abatidos

 

Las palabras deben servirnos, aumentar la realidad

De las cosas que queremos.

 

Así conjuro

La gutural materia por la que se nos donó el verbo

Y por la cual trazamos en el agua y colgamos en el viento

Aquello que ha de inscribirse en el libro de la vida

 

Como ángeles mellizos: como dos meteoros

Surcando fieramente el cielo atormentado

En hermandad jocunda de bienamadas ausencias

Guardianes de los sueños de nietos desconocidos.

n_20120928220653_ha_llegado_la_hora_de_los_menos_habituales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

******************************************************************************

 

mujer16-copy-728x486

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A un antiguo amor

 

Ni pizca, adarme, trozo o brizna

cae en el hondón de años extendidos

Rostros fugaces y labios sorprendidos

Son tu reflejo que con engaño tizna.

 

Decapitado Platón el tiempo asigna

Un plantel de sueños carcomidos

La miel en el cuenco, y los sonidos

De un momento claro y un enigma.

 

Puro nombrar, rescoldo viajero

Que recalas hambriento en la mirada

Cuando pasa la música y el cielo

 

A través de la lluvia desatada.

Contra toda razón, por sólo deseo

Antes no es lejos y nunca no es nada.

ritual-para-olvidar-a-un-viejo-amor

 

 ****************************************************************************************

 

 

 

Barcelona

 

 

 

Barcelona

En la soledad de los eremitas

Entre calles y plazas a las que nunca volvería

Buscaba la laberíntica cualidad

Que invita a la gloria y la desgracia inesperada

 

Tardes interminables: horas apelmazadas

En su inmovilidad atrapaban una frenética pulsión

 

Hasta que supe que el don más alto

Es contemplar a trasmano,

Con la ancestral respetabilidad de palomas y gorriones

Para los cuales pretil y acera son su casa y sustento

 

Alguna vez estuve oprimido, y los sueños se llenaron

De brutales mausoleos, de paseos fenecidos

Y clavado allí mi rostro

Con la cruel determinación del anonimato.

 

Todo pasó: sólo queda la belleza

De la ciudad desplomándose hacia el mar

El cielo traspasado por voraces crepúsculos

Y el coro de voces queridas hablando de lo que fui.

 

Dios compasivo y misericordioso, tu que te das

En el aliento que todo lo cambia

Bajaste también hasta mí.

Park-Guell.1.Barcelona2

 ************************************************************************

barrio_chino_londres_4

 

 

Barrio chino

 

Que mayor lujo: joven y voraz

Dentro de albercas encharcadas

De humana miseria y morbo reconcentrado

De encanallada peripecia

Que es anticipo de nada y todo parece

 

La piedad fusilada a cada paso;

Junto a los burdeles Iglesias y conventos

Y sobre sus escalinatas

Aquellos que mueren en la frialdad de un blanco sueño

 

Pero esa temprana alegría es feraz

Acomete cada desgracia

Con dolor e impulso sagrados

 

Que no muera la inocencia

La humildad que confunde

Mugre con placer

 

Y deje en el lugar

Un algo, un signo, una fuente

Para que de ahí beban los leprosos.

barrio-chino3

********************************************************************************

 

 

 origen_San_Valentin

Vulgaridad de un Día de San Valentín para María que encontró

 

Contra recomendación de insignes poetas

Y otros profetas de la depresión

Aunque el día sea anatema

Y para un poema sea un baldón

 

Habrá que resucitar la balada

Para aquel que puso la mirada

En un día de luz para ti

Para que su próxima fecha

Lanzara la flecha

De inminencia fatal

 

Contra la publicidad desenfrenada

Del listismo que quiere matar esta jornada

En la que tu, contra toda explicación

Contra tu pensamiento

Fuera de tu emoción

Fuiste a sentir la espiga encarnada

En el pecho enrevesada

Así atravesado el cuerpo dolor

Rendido por el amor.

 

Así contra la progresía

Que desfallece en su resaca impía

De no mirar esta fecha

Divina por ser inglesa

Por cristiana también y por pagana

Donde el invierno deja gana

Y deja a lo no nacido

Que hable para que nazca

Al fin en los amantes corazones

La fuerza, la bella energía

Que llenará de niños los rincones.

 

Antes de eso, antes, mucho antes

Por la gracia del día

Por la fe que se puso

Por la ilusión que sobrevivió

La marea publicitaria negativa

Por aquello irreductible

Al ceniciento deseo

De los desvitalizantes

Así por que María

Supuso que ese día

Era su imperio

Así salió con la gracia

De Venus y la otra María

Para alegrar el día.

 

Y proclamar con el santo

Vidente que vio

A los enamorados en su luz

Ajenos a los indicios

Electrónicos de miles de repeticiones

Sino diciendo por primera vez

Siempre, siempre

Sin tener que acudir

A los repechos de polvorienta literatura

Sino acudiendo a lo que dice

La palabra amor sin necesidad

De la escolanía de la decepción

 

Pues muy otro es ese día

Sobre todo para María

De la aridez de la pérdida

Hacia la jornada que es balcón

Del futuro presente, de la llamada del amor

Hacia las generaciones

De nuevos pretendientes

Que presurosos van

Hacia aquella que cruzó

Por la puerta del Grial

Y al apóstol honró

Con valentía.

 

Ya es bastante para dar

Lustre a tu energía

Oh, cuasi divina María

Que el tecleo del poeta

Es incapaz de recopile

Ese haz, esa capacidad

De hacer temblar la tierra

Ante tu mínimo deseo

Y a la vez en extraña bilocación

Seas tu alter ego, oh arrogante humildad

Que vio en el santo valiente

En el día de invierno rugiente

En el dolor y la pérdida y el final

El recorrido de la flecha fatal

Que atravesando yermos cruzará

Y dará ahí en el blanco con el temblor

Del sagrado amor que ha de sangrar

Por ti.

san_valentin

 

 

 

 

 

JOXE MORATE 

 

 

Tags: , ,

No comments yet.

Leave a Reply